6 oct. 2007

Etapas

Un día cualquiera pasan las cosas. Uno ya está acostumbrado a eso. Luego, cuando pasa el tiempo, alguna de esas cosas que pasan queda como un hito, como una marca que separa el antes y el después, el fin de una etapa y el comienzo de otra. Así en la vida de uno, y en la de la humanidad toda, se producen cambios. Sé que estoy traspasando uno de esos límites en este momento de mi vida, y sé que muchas cosas van a ser distintas. Gracias a todos los que me ayudan con sus palabras y sus abrazos a cruzar esta frontera. Luego de esta breve reflexión y a partir de este momento este blog continuará con su programación habitual.

4 comentarios:

C dijo...

Acá estamos tus fieles lectores y amigos virtuales Marce.

Un abrazo fuerte,

Caro

Anónimo dijo...

También tuve que cruzar dicha frontera a los 14 años (por mi mamá), y desde el otro lado de ésta te digo, el dolor será intenso y las lágrimas infinitas, pero con el tiempo eso decantará y sobrevivirán los buenos recuerdos de aquellos instantes vividos junto a esa persona, y una enorme sonrisa brotará de tu alma al saber que el amor que sientes por él todavía te acompaña y renace, a diario, en tu intorior...

Te mando un abrazo!

Emeefe dijo...

Caro gracias de nuevo.

Emeefe dijo...

Morochia:
Se que es así, perdí a mi mamá hace 5 años y me pasó como decis.
Estoy tranquilo por haber hecho todo lo que tenía que hacer en su momento. Gracias!