6 nov. 2007

Juicio a mi gato

El acusado esta imputado de complicidad y encubrimiento del delito de invasión ilegítima de la propiedad, perpetrado por un gato intruso en mi domicilio en la noche del 4 de noviembre.

Los hechos acaecidos son los siguientes:

En la noche del día mencionado, siendo aproximadamente las 23 horas, oyendo maullidos salgo al pasillo de mi casa y observo a mi gato observando hacia el fondo (donde hay un jardín), siendo éste el único acceso posible para el gato intruso. (Ver Figura 1)

Me dirijo entonces hacia la parte de adelante de la casa, hacia un patio. Mi gato me sigue. (Ver Figura 2).

En ese momento el gato intruso, cuya presencia hasta ese instante yo desconocía, sale de ese sector por otra puerta y escapa raudamente por el pasillo hacia el fondo. Mi gato lo ve y sale en persecución del susodicho hasta perderse ambos gatos de mi vista. (Ver Figura 3)

El fiscal sostiene que mi gato conocía perfectamente la presencia del otro gato, y que miraba hacia el fondo para disimular. Una vez que el gato intruso se dio a la fuga intentó hacerme creer que lo perseguía, cuando en realidad era su cómplice. El argumento del fiscal se basa en que un gato no puede ser tan distraído para que se le meta otro gato en su propia casa y no darse cuenta.

El abogado defensor, en cambio, solicita su absolución, dice que mi gato ignoraba todo, y que su rápida reacción para perseguir al gato intruso demuestra su inocencia.

Señores del jurado, ustedes tienen la palabra...