3 nov. 2007

Esceptico

He aprendido a vivir sin cábalas ni amuletos. Sin esperar favores divinos. Solo y desprotegido, dependiendo únicamente de mi mismo, así salgo cada día. A veces, cuando me ocurren uno o más contratiempos, me quejo de mi mala suerte y me pregunto si en los próximos días tendré alegrías o mas tristezas. Entonces consulto mi destino, no a horóscopos ni a hechiceras. No a mi carta natal, al IChing o al Tarot. Mi método, mucho mas simple, se trata de jugar al Solitario Spider y decirme a mi mismo: "Si gano, mañana voy a tener un día excelente". Si al terminar el juego puedo leer "La victoria es suya" es un claro mensaje de los dioses que dice que la suerte está de mi lado y que nada podrá detenerme. En cambio. si pierdo me decepciono por un momento, y luego me olvido. Porque sólo es un juego. El Solitario Spider no puede decirme nada, no sabe de mi destino, no puede darme señales de dioses invisibles. El que sirve de verdad es el Carta Blanca. En ese se gana casi siempre, lo raro es perder. Parece que los dioses del Carta Blanca la tienen clara. Su mensaje es: "mañana será un día excelente hasta que se demuestre lo contrario, no importa lo que haya dicho el Solitario Spider".

Nostalgias de un pasado peor

Cuando no existía el delivery, ibamos a la pizzería a comprar pizza, la esperábamos largos ratos y la llevábamos a casa rápido para que no se enfríe.

Cuando no había microondas, calentábamos las comidas a "baño maría", sistema que consistía en poner al fuego una olla destapada con agua, y sobre ella un plato con el alimento a calentar.

Cuando no había celulares y salíamos y volvíamos tarde, a veces nos encontrábamos con mensajes en el contestador telefónico o transmitidos por alguien de la familia, de alguien que había llamado para invitarnos a cenar o a algún sitio interesante. Obviamente cuando recibíamos el mensaje ya era tarde. Para que nos pasaran algún aviso importante solíamos dejar el número de telefono del lugar donde ibamos a estar durante el día.

No extraño ninguna de las tres situaciones, no hay como pedir una pizza desde casa y que te la traigan, el microondas me parece muy práctico y los celulares muy útiles. Además, perfectamente podría revivir ese pasado ahora mismo: ir a buscar la pizza, calentar a baño maria y salir sin celular y dejar números fijos para que me llamen. Si quiero ver TV en blanco y negro puedo hacerlo cambiando el sistema de mi televisor. Si quiero luz de vela (ojo, no soy de esa época) apago la luz y enciendo una vela. Casi cualquier cosa de otra época puede recrearse si uno la extraña demasiado.

Lo que si extraño porque ya no vuelve más:

Que el chofer del colectivo me cobre boleto y me dé el vuelto de un billete grande mientras maneja.
(Recuerdan la escena? Volante, Palanca de cambios y billetera con sólo dos manos!)

Los trenes de TBA marrones.

Los taxis Siam Di Tella.

Los cospeles de subtes y teléfonos.

Porque no hay videos de todas estas cosas en You Tube???